martes, 1 de diciembre de 2015

Tan similar como dispar

Desconocemos el gran valor de las palabras, la descomunal arma que poseemos a través de unas letras situadas y colocadas en el lugar y en el momento exacto, casi como un sonido melódico. Son las letras obsequios para nuestras mentes, tal y como el canto de un ruiseñor o el piar de un verderon. Son las palabras quienes definen el grado de sabiduría, como distinguir el sexo de dos aves de la misma especie a través de su pico, plumaje o tonalidad. Es para mí la literatura un objeto de libertad, tan precioso como estudiar la trayectoria del vuelo de un colibrí. Es para mí cada oportunidad de escribir, mis alas para volar hacía la libertad de expresión, tan sumamente perfecto como disfrutar de un pájaro volando sin cautiverio. Es la literatura, son las letras, son las palabras lo más poderoso y lo más débil que poseemos, como la madre naturaleza rige los ciclos de cada ser vivo. Son las letras aves emigrando, alcanzando el horizonte. Es la literatura, el cantar más melódico de las golondrinas en primavera.
Tan juntos, tan lejos. Tan distinto, tan igual.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguir este blog

Visitas

Posts más Vistos

Publicaciones